Páginas

12/6/15

Plegaria de las preguntas.

Toñi F. Castellón, El significado de los nombres, 2004.

Compro 2.000 de huevos en la tienda de la esquina
y pienso:

      Señora, hábleme
      por favor
      Dígame alguna cosa además de aquí está el vuelto
      dígame que me nota
      que se da cuenta
      que me ve llena de grietas

Dígame algo.

Alguien
dígame algo que no sea
qué linda es su hija
algo que no sea sobre una mujer que no soy yo
algo que tenga que ver con el musgo que está creciendo entre mis cráteres:

Me ha impactado un objeto que ha caído desde cierta distancia a cierta velocidad
y todo ha dejado de ser cierto desde entonces.

Alguien que me vea
alguien que me recuerde
alguien que me ayude a despertar.

Alguien
algo
por favor.

Me dijeron:
María, bendita seas entre todas las mujeres
¿y qué pasó?

Mis amigos son recuerdos
me casé con el sol

La bendición es ser la esposa
o ser la madrastra
o ser la mujer que lava la ropa
o ser esta cosa metida en mi cuerpo 
ocupando mi lugar
y soltando el libro para ir tras el trapero y comprar 2.000 de huevos en la tienda de la esquina
ocupando mi lugar
y hundiendo la vida en la cama para buscar un sueño que pueda alcanzar.


Dónde está Ana
que dejó a María sola dentro de mí
regocijándose con bendiciones
perdida entre jabones
en el desaliento del espejo.

Dígame algo
Alguien

que no me veo
que me he perdido
que no sé recibir amor
y que estoy sola contando mis cicatrices
                           repitiendo nombres frente al computador.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario