Páginas

17/4/15

Nudos.

A finales de 2013 y comienzos de 2014, estuve trabajando de la mano de Laurita Laurel (artista plástica, ilustradora, cómplice y amiga) en la construcción de un poemario ilustrado titulado "Nudos". La idea surgió en un momento solitario y sosegado de mi vida que -lastimosamente- no recuerdo con mucha nitidez. Por esos días estaba encontrándome con la metodología arqueológica de Michel Foucault, "Las palabras y las cosas", "La historia de la sexualidad" y la agudeza de "Testo Yonqui" de Beatriz Preciado. Se movían muchas estructuras, me movía mucho yo.

Por nuestras agendas, por los cambios que experimentamos y que no pudimos premeditar, y por decisiones que tomamos, el proyecto quedó inconcluso. Cogí mis nudos y los tiré a la isla de la resistencia.


Hoy, casi un año después de todo el ruido y con una necesidad absurda de silencio, le escribo a Laurita porque he decidido compartir algunas cosas que quedaron de los encuentros, de los diálogos, de los monólogos y de muchas horas de soledad. Los edité recientemente, consciente de no encontrarme con muchas cosas relativas a la forma, pero con la pretensión de no negarme y de seguir jugando a la verdad -así estorbe-.

Próximamente comenzaré a publicar algunos de esos poemas con la etiqueta de "Nudos", para que estén atentos y se encuentren con la mujer que llevaba mi nombre, a la que tanto extraño y casi no recuerdo.

Por lo pronto me despido. Abrazo a los que leen.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario