Páginas

5/1/15

Canciones en loop, recados y desorden.

Tú, tocas tu mano con tu otra mano y apareces en el cuadro que sacaste de la basura y me regalaste la primera noche que estuviste a mi lado
   -de repente entiendo que uno sólo se toca a sí mismo-.
Tú, tocas tu mano y sé que por fin, tocas algo
       bajas la mirada
       muerdes tu labio inferior mientras mides la circunferencia de las palabras.


me amas tanto que me tocas.

Acá
yo
siento en el pecho anémonas azules
brillantes
bailan y arden.
Veo mi reflejo en una vitrina
ojos como vidrios.
Escucho lo que sale de mi boca:
no hablo,
grazno

mis ideas son los ratones del techo.

Pienso: "mi deber es erre con erre cigarro" Pienso: "con tu mano tocas tu otra mano" Pienso: "estoy olvidando el pensamiento"

me enciendo.

Yo
que tengo los ojos como salmones y
te supongo navegante
soy el pez de una pecera

el mar no existe para mí.

Yo
me arrastro por las venas del tiempo que  


pal


pi


ta


y sangro luces
una constelación amarilla de lentejuelas compradas en una miscelánea de Envigado.

Todo huele al hierro que me falta, al llanto de una niña, a las plegarias de mi madre y a los besos tímidos que me envía mi padre por el teléfono.
Todo sabe a lágrimas y a sangre y a harina y a semen y a poemas que escribo mientras lavo platos y que olvido cuando me enfrento al reflejo de la pantalla.

Yo
toco mi mano con mi otra mano
y no toco algo

   -de repente entiendo que uno sólo se toca a sí mismo-.

Estoy tan triste y tan enamorada
que cada paso que doy es el compás de un tango que se murió de vejez y de olvido.

Yo
te amo tanto que te toco.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario