Páginas

5/10/14

Mírame tú, que yo sólo veo por un ojo. Y veo mal.

Mírame.

Tengo un ojo ciego y duele

Tengo un cuerpo al que no le he escrito más que dagas
             -mi cuerpo, casa de dagas-
Tengo lunares que no conozco y me horrorizo
          un perfil que jamás veré de frente 
          unos muslos enfermos de recuerdos

Tengo un cancionero metido en la laringe
              -que no suena, él no suena-
Tengo poesía croando en las falanges 
              -que no sale, ella no sale-

Mírame.


Tengo miedo.


Yo no quiero saber

¿debería querer saber?
¿saber querer?
¿debería?
¿se debe algo?

Mírame.


¿Ves mis ojos rasgando la pantalla

                       rasgando las promesas de las palabras?
¿A quién ves en mis ojos?
                      ¿a ti o a mí?

¿A quién amas en mis ojos?

Mírame.

¿Me ves?

yo no me veo.


Tengo un ojo ciego y duele

           un ojo en el rostro
  negro como mis uñas 
  que debería ver por el alma 
  que se cerró para el mundo
y me dejó a mí
                        tuerta
Reina de ningún país.

Mírame


por favor, mírame.


Yo no me veo.


Cierro el ojo ciego y el ojo que ve

Entiendo 
que no estoy viendo
que soy la ilusión de mi cuerpo
              una extensión de sueños ajenos
Entiendo
que las palabras reptan por otros cuerpos
que la vida se repite todo el tiempo

Entiendo 
que soy sólo un fragmento del reflejo.

Mírame.

Tengo miedo.

Tengo un ojo ciego y duele

no sé qué pasa a mi lado izquierdo.
Las palabras se repiten sin vergüenza                   
las palabras son un sueño

  Y ya no sé soñar.

2 comentarios:

  1. bello blog. se intuye un dolor verdadero, de esos en los que uno se siente reflejado. felicidades.

    ResponderEliminar