Páginas

2/10/14

Bokeh o borrachera.

No comparto la alegría ni el gozo por el mundo
No siento el regocijo de la existencia en cada onda que toca mi rostro
No soy de la estepa
Mi lobo murió en mi bautizo cuando mi padre me apretaba contra su pecho y me prometía el mar.

Me llamaron Ana
                     como la madre
                  y María
                     como la hija
y con el nombre me condenaron a ser todas las mujeres

Todas y ninguna
siempre la misma cosa.

Anita, niña de repeticiones, no es
se llama.

Nací en la noche de un martes de cielo despejado
me sacaron del útero de mi madre como remueven las piedras
me arrastraron por sus heridas
para acabar con el océano en mí.

Al ver la luz grité sin nombre al mundo
grité sólo lobo:
                       crují
                       y me sacudí
                       i n t e r m i t e n t e como el oleaje.

Inhalo con dolor
         Bokeh o borrachera.

El perro que llamo mío
           -sólo lobo-
da vueltas sobre sí mismo en el sofá.

No soy
      sólo me llamo.

Saberme Ana María
                niña perdida que aún no se pierde
me ha arrebatado la posibilidad de girar sobre mí misma

en el sofá.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario